martes, 1 de enero de 2013

HISTORIAS SOBRE SAVINA- TRAGOS DE FUEGO


Poco a poco abro mis cerrojos,
tenía palabras guardadas para ti
que nunca quisieron arrancar
sin asegurarse antes,
de que te podrían alcanzar.

Ahora que dormir en hielo  me da igual,
ahora que los días corren más que yo,
y yo, que cuento las ventanas que faltan
para volverlos contigo a parar,
me tengo que desahogar
en este ahogo que las palmas de tus manos
dejaron en mi piel al pasar.

Qué sé yo qué será,
la vida y yo volvemos a tropezar,
seguirás tan bella como siempre,
y siempre me quemo al imaginar…

¿Y dónde estás?
Tengo piezas hechas de cristal
cortadas por el filo de tus labios
que sangran mis ansias más profundas
por tenerte entre mis brazos.

Loca, colgada entre cuerdas,
dejo que la noche y  mi cabeza
se reten y se muerdan
hasta dar con los espejismos
que me traen tu mirada perdida,
sin tener aún la certeza
de que alguna vez fuese mía.

Vaga vestido de invierno,
entre azules, tu aroma embriagador,
ebrio estoy de nuevo por el viento,
traidor, que recuerda el sentimiento,
que me hace morir por ser tu Yo.
(o ser tuyo…)

¿Y dónde estás?
Que la tierra se derrumba
a ritmo de trago y trago,
donde no olvido y reparo,
que te vuelvo a necesitar…


Gioseer

3 comentarios:

  1. No se podría empezar 2013 mejor! Ser "tu Yo" o tuyo, buscar tragos o tragar recuerdos de 2012 no importa. Al menos tenemos gente como tu, que nos alegra el día con tanta ARTE! Besos y seguimos buscando..

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que lo mejor es no guardar nunca palabras. Porque quizás sean justo las que el otro necesita escuchar, o quizás sea la última oportunidad que tengas de dejarlas salir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya, y quizá, muchas veces, no sirva de nada...

      Eliminar